Uncategorized

La demanda interminable de los profesionales de peluquería y estética para bajar el IVA al 10%

Desde hace varios años, el sector de la peluquería y la estética reclama la reducción del IVA del 21% al 10%. Sin embargo, con la crisis originada por el Covid-19, esta exigencia se vuelve más urgente; muchos salones y centros de peluquería y estética se encuentran en una situación crítica, agravada por la gran incertidumbre de la situación epidemiológica y las medidas de contención del virus derivadas de ésta.

Con el gobierno del PP de Mariano Rajoy, en 2012 el IVA a la peluquería sufrió un aumento del 8% al 21%, junto con el cine y los espectáculos, funerarias, veterinarias y otros sectores. Nueve años después, la peluquería es el único grupo que no ha recuperado el tributo reducido. El gobierno no ha dado una respuesta clara a la demanda del sector, a pesar de que el PSOE respaldó la Proposición no de Ley en 2018 que reclamaba la bajada del IVA. De hecho, el pasado diciembre, el Senado rechazó la enmienda presentada para conseguir la reducción al 10%.

La Alianza por la Bajada del IVA al 10% en las Peluquerías, que concentra a diferentes asociaciones de profesionales del sector de todo el territorio del estado, asegura que la reducción del IVA salvaría del cierre a miles de empresas, que en el caso de la imagen personal, se trata en su gran mayoría de micropymes de menos de 3 trabajadoras. Con la subida de 2012 se estima que ya se perdieron 8.000 peluquerías en dos años.

Ahora, con el agravante de la crisis sanitaria, un gran porcentaje de los salones de peluquería y estética se encontraría en riesgo de tener que bajar la persiana: la Federación Catalana de Peluquería y Belleza (FEDCAT) estima que el 40,27% de los salones de Catalunya cree que no podrá sobrevivir más de 3 meses sin apoyo; la Asociación de Peluquerías y Estética de Albacete también asegura que un 40% de los establecimientos no podrá resistir el embate de la situación sociosanitaria. Además, se trata de un sector feminizado y joven, el segmento de la población más vulnerable cuando acechan las crisis y que en la pandemia ha sido el más afectado por los ERTEs.

Las asociaciones de profesionales de peluquería y estética continúan reclamando que se aplique esta medida, que aseguran que podrá suponer una inyección de 451 millones de euros para el sector. Tras el éxito de las concentraciones del pasado mes de enero, el próximo 22 de marzo tendrá lugar una nueva movilización en más de 80 ciudades en todo el país.